Rincón Poético

Poemas Amor y Romance
Apóyanos Con Un Like !

Bendita mujer


Bendita mujer
Me acariciaste con tu mirar
Noche tierna que miraste tenaz
Dos almas inquietas esperando el amanecer
Y vimos el alba nacer
Y nos llenamos de un mismo suspiro
Hermosa mujer que a ojos ciegos te sigo
Y a Dios le pido que no me dejes de querer
Pongo mi vida de por medio
Y mi corazón a flor de piel
Prometo siempre serte fiel
Tengo mi mundo para ti completo
Y si por alguna causa no te vuelvo a ver
Recuerda a este hombre enamorado
Al caer la tarde, cuando estaba a tu lado
y se desvelaba esperando en tus ojos… ver el amanecer

Te ha gustado el poema?

Ecribe tu comentario:


Eres el visitante Nro.




ESAMOR.ORG
RED ROMANTICA SIN FINES DE LUCRO.




CAMANÁ - AREQUIPA - PERÚ


Tambien puedes leer:

  • RuegoRuego Sácame de esta prisión Te lo ruego, musa mía… Y borra la desolación de esta madrugada fría.. . Méteme en tu corazón, refugio de mi alma triste… Y lléname de ilusión! Tú, que tanto […]
  • Como una estrellaComo una estrella Como una estrella que atrapa la luna, naufragio del manto estelar, en el mar del cielo infinito, solo en una puedo confiar. Como una estrella que brilla en el firmamento, diamante […]
  • He olvidado ya tus ojosHe olvidado ya tus ojos No por amor, no por tristeza, no por la nueva soledad: porque he olvidado ya tus ojos hoy tengo ganas de llorar. Se va la vida deshaciendo y renaciendo sin cesar: la ola […]
  • De un ángel me fui a enamorarDe un ángel me fui a enamorar Vagando sin rumbo, buscando un amor, sentí tu presencia, sentí que por fin había encontrado a alguien diferente, a alguien muy especial; con apenas verte me di cuenta que eras […]
  • Yo no te pidoYo no te pido Yo no te pido que cuando camines junto a mi me mires a los ojos, ni que al despertar sea mi nombre lo primero que pronuncien tus labios. Sé bien que no vas a enamorarte de alguien que en […]
  • Mi vida, tu y mis labiosMi vida, tu y mis labios Que corto es el tiempo, tan largas las palabras, tan soberbio tus labios como indomable mi corazón, el orgullo insiste en alterar mi razón, sin embargo el pensar en tu boca, me obliga a […]